¿ Qué te gusta más, poseer el libro o leerlo ?

 

               A duras penas puedes No entrar en una librería para comprar un libro?, no importa si tienes en la mente a un autor o no, un título o ninguno, simplemente no puedes pasar frente a una librería sin dejar de entrar y llevarte al menos uno a casa. Eso me pasa con frecuencia. es simple, lo escencial es tener ese libro, sí, ese que se te pegó en las manos ni bien te acercaste al estante, ni bien lo tomaste en tus manos para ver su portada, esos colores, esas letras llamativas, diseñadas por expertos en mercado y ventas como una red para atrapar compradores de todos los estratos sociales. 

            Hoy analizo un poco esa pasión por la lectura que nació en mi infancia como un medio de escape y hoy es el reflejo de un acto compulsivo que no puedo abandonar. Ya sea en físico o digital mi biblioteca es bastante amplia y sigue creciendo exponencialmente. Soy lectora avida de escritores de la talla de Mario Bennedetti y Vargas Llosa, también de los clásicos como Moby Dick y de los nuevos como Kate Mosse o Santiago Posteguillo. No importa en realidad, si es un libro le hecharé un vistazo al menos. 

           Lamentablemente la lectura es una practica cada día más en desuso al igual que la escritura que cada día se ha vuelto una practica obsoleta dejada solo para notitas rápidas hechas en clave para acortarlas aún más. Muchas veces un dibujito digitalizado suele expresar mucho más que todo un texto lleno de argumentos repetidos en frases consecutivas. Somos una sociedad que huye del conocimiento pero que al mismo tiempo lo ancía eso sí con el menor trabajo de nuestra parte posible. Nos gusta que nos tomen por seres preparados  e inteligentes, ¿realmente lo somos o es solo una posé adoptada para impresionar? 

           Sin importar cual de las dos sea lo auténtico aquí es el hecho que buscamos menos el uso del conocimiento y más la posesión de él. Amamos los libros y debemos por igual amar leerlos, esa es la verdadera pasión por la lectura. 








 

 

 Les ofrezco una disculpa por mi ausencia

            Lamento profundamente el tiempo que he estado en silencio, no hay escusa para ello salvo que la falta de inspiración y de animo me han afectado bastante. Hoy sin embargo por alguna razón me he levantado con nuevas ganas de escribir, por ello estoy aquí para contarles entre otras cosillas que voy a retomar mis amadas letras con nuevas historias, alguna poesía y si es posible la conclusión de algún otro texto que sigue a la espera de saber que pasará al final. También el Boletín Semanal volverá, con algunas reformas por supuesto y en mis otros sitios también habrá actividad nueva. Poco a poco las cosas vuelven a su sitio en mi vida, quiero reflejar eso en mis actividades normales por lo tanto gracias a los que ya me siguen y a los que aún no lo hacen pero lo harán en el futuro. Gracias por permanecer ahí  y ser parte de mi vida aunque sea solo de manera virtual. Su presencia es de antemano bienvenida. 

 

Atte:

 

Katalina Camus