jueves, 4 de julio de 2019

UNO DE MIS NUEVOS PROYECTOS

 EL ANGEL DE RODAS... fragmento inicial



    

             No estoy muy segura de sí será un relato largo o una novela corta, pero espero ir lo completando poco a poco a ver a donde me lleva.



                             EL ANGEL DE RODAS                               

(Fragmento)




“He estado ausente de mi misma por largo tiempo, llevo mucho buscando algo que no está ahí, quizás nunca lo estuvo”


A las doce y cuarto el reloj se detuvo, la casa entera parecía paralizarse ante los hechos ocurridos ese día de octubre, ¿quién podría señalar algún culpable si nadie pudo prever ni por asomo semejantes acontecimientos?

 El miércoles 17 de octubre del 2012 el cuerpo sin vida de una mujer desconocida fue hallado en el lobby de la mansión de las Palmas; la familia no sabe explicar quién era ella o como llegó al lugar, la fuerza pública no puede explicar cómo puede una mujer ahogarse dentro de un espacio totalmente seco. Al día siguiente la noticia había corrido como pólvora por todo el pueblo, entre suposiciones, murmuraciones y sospechas las mujeres hacían sus compras de media mañana en el supermercado local, los hombres hablaban en la calle entre ellos y los niños ajenos a todo seguían correteando por todos lados disfrutando del día libre gracias a los exámenes finales de los estudiantes del curso de bachillerato.  Era un día como cualquier otro, pero no era un día ordinario en absoluto.

 En la cafetería de Doña Paula dos jóvenes camareras chismorrean un poco sobre la vida ajena entre mesa y mesa servida con cierta desgana, los clientes de siempre toman los aperitivos disponibles para la merienda matutina. Nidia es una joven de veintitantos, medio india medio blanca, con algo de sobrepeso pero bien distribuido gracias a la faja elástica  que usa bajo la ropa, Karla por otro lado es una muchacha de dieciocho, demasiado delgada, siempre pantalón de mezclilla y tenis rosas sin importar que color de camiseta lleva ese día. Son buenas chicas, pero tan indiscretas y superficiales como lo puede ser cualquier mujer joven de esta época. Entre comentario y comentario el tema debía surgir inevitablemente
--- ¿Supiste de la muerta en la mansión de las Palmas?--- dijo un viejo  chancero que desayunaba
---- ¿Qué cosa más rara?... dicen que se ahogó dentro de la sala--- respondió un joven mensajero mientras bebía un batido de frutas

Desde la mesa de al lado una vendedora ambulante siguió la charla preguntándose en voz alta sobre la identidad de la mujer, esa parecía la pregunta del millón. Nadie podía recordarla o reconocerla de alguna parte anterior al descubrimiento de su cuerpo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame tu opinión aquí. Me encantaría saber lo que opinas