miércoles, 25 de septiembre de 2019

CASO CRIMINAL //// EL EXAMEN. PRIMERA PARTE

PRESENTACIÓN OFICIAL

I

Caso Número # A- 3098- B29

Examen final para la obtención del grado de Oficial del Departamento de Policía de la Ciudad de Santa Catalina
Imagen tomada de la red

Los hechos

           La cadete Fauna Ferel presenta su último examen,  un caso de homicidio en el Hotel Mesto, un hotel ubicado en el sector oeste de la ciudad. El hotel ha pertenecido a la familia Mesto por dos generaciones. Considerado un lugar discreto para encuentros románticos, mantiene una gran fama entre los infieles de la ciudad. La escena del crimen se encuentra en la habitación quinientos ochenta y siete  donde según los hechos preliminares la víctima es una mujer de aproximada mente veinticinco años. 

          A las catorce horas del día sábado primero de junio del dos mil diecinueve, la cadete se presenta con su oficial supervisor. En la escena tras cruzar la cinta amarilla hay un gran alboroto entre objetos rotos, muebles dañados y elementos desperdigados por todos lados.

---- Bien cadete, la escena es suya. Inicie según el protocolo que le fue enseñado--- ordenó el supervisor a la cadete.  Esta abrió su bolso forense e inició según le habían enseñado en la academia de policía. Sacó un par de guantes azules y se los colocó, sacó después una grabadora de bolsillo, una lamparita de uso científico, una libreta pequeña, una pluma de tinta negra, una serie de marcadores plásticos numerados y una cámara fotográfica.
---- A la orden señor --- respondió a su superior al tiempo que encendía la grabadora y la prendía de su camisa. Así inició su evaluación de la escena. 
---- Iniciando el día sábado 01 de junio  de 2019, son las dos de la tarde, el lugar es el Hotel Mesto ubicado en la ciudad de Santa Catalina. Quinto Piso, Habitación 587. 

Descripción de la escena del crimen:

Obvias señales de lucha, muebles y objetos rotos desperdigados por todos lados. Entre los objetos hallados Se encuentran los siguientes:
  • Una botella de vino tinto vacía
  • Zapatos de tacón de mujer, uno de ellos con el tacón roto
  • Trozos de tela de lo que parece un uniforme 
  • Dos copas, ambas fracturadas
  • Un cuadro destrozado
  • Muebles fuera de lugar 
  •  Alfombra de baño tirada a un lado
  • Cortinas raídas y manchadas con vino tinto
         
             Al terminar de en listar los objetos visibles de la habitación y registrar en su grabadora todos los datos que consideró pertinentes, procedió a revisar el lugar marcando y fotografiando cada elemento. Luego movió los muebles buscando debajo de ellos; en ese momento encontró lo que parecía ser una Insignia Federal, registro este hecho en una libreta con una marca especial. La cartera de la víctima también estaba tirada debajo de un mueble, pero sin identificación aún cuando el dinero efectivo si estaba. Le llamó la atención que no hubiera un solo rastro de un celular por ningún lado, sabedora de la tendencia actual por llevar dos aparatos, general mente uno de uso personal y otro laboral.

           Luego pasó al baño donde el cuerpo de la mujer estaba desnudo dentro de la tina de baño cubierto por las flores que nadaban en un charco de sangre. El cuerpo presentaba señales de violencia en muslos y ante brazos, la causa de la muerte se debió a un corte en la garganta hecho de izquierda a derecha. Este corte presenta una forma particular que la cadete registró también en su libreta.

              Fauna asumió la investigación con todo el profesionalismo que pudo, anotando todos los detalles que pudo por insignificantes que parecieran, grabo sus observaciones una a una sin tomar en cuenta al supervisor. Este la miraba y anotaba en su libreta de evaluación sin decir una palabra. El cadáver presentaba ya los indicios de dejar el rigor mortis, señal de haber estado en esa bañera desde el día anterior. La médico forense estableció la hora de la muerte despues de las once con treinta de la noche anterior debido a lo difícil que es calcular la hora correctamente cuando el cadáver esta en el agua.

Imagen tomada de la red


                 Al terminar de evaluar  la escena procedió según el protocolo a hablar con la camarera en turno, un botones y el gerente bastante nervioso debido a su edad avanzada y la nula experiencia de primera mano con una víctima de homicidio.

Entrevistas:

          La cadete Ferel entró en una sala blanca donde una mesa para cuatro personas, un mueble bajo con un microondas en el Fondo, una tabla aplanchador con una vieja plancha de vapor sobre ella, un mueble de seis casilleros con candado y un televisor de doce pulgadas ocupaban todo el espacio.

--- Buenas tardes señores y señora --- dijo la cadete a los tres ocupantes en la sala comedor para empleados del hotel
--- Buenas tardes jovencita --- dijeron los tres trabajadores, dos de ellos de mediana edad y el gerente del hotel, un hombre delgado con gafas bifocales, enfundado en una chaqueta formal oscura con el escudo del hotel bordado en el frente. El botones era un hombre maduro a punto de entrar en la obesidad debido a una vida bastante sedentaria a pesar de su trabajo. La camarera ya pasaba de los cincuenta años pero mantenía una buena figura bajo el vestido negro. Un delantal de encaje blanco y la cofia a juego sujetando  su cabello teñido de rubio oscuro completaban su uniforme.
---- Hablemos un poco de los hechos ocurridos desde su llegada al hotel esta mañana, iniciemos con usted señora ??? --- dijo la cadete esperando que la mujer dijera su nombre mientras la conducía a la oficina del gerente para poder interrogarla en privado.
---- Señorita Bruner, Emma Bruner, soy judía ---- dijo la mujer con una expresión seria en su rostro como si le retara a decirle algo sobre su origen. La cadete profesionalmente ignoró esa parte de la información.
--- Bien señorita Bruner, ¿ A qué hora se presentó a trabajar?, relateme su día desde su llegada hasta este momento ---- indicó  la cadete a la mujer que pareció relajarse bastante
---- De acuerdo, llegué como de costumbre a las cinco con treinta, mi turno empieza a las seis de la mañana. Me cambié a mi uniforme, me tomé mi acostumbrada taza de te y me dirigí a la recepción para recoger mi llave maestra e iniciar mi jornada a las seis en punto. Tras eso pasé casi toda la mañana limpiando las habitaciones que se iban desocupando en el transcurso de las horas; soy muy meticulosa con mi trabajo. Luego llegué al piso numero cinco, en ese momento usé mi llave maestra para entrar a la habitación 587 ya que en mi registro a parecía como desocupada, fue cuando me encontré con todo ese caos y decidí no entrar en el lugar. Lo volví a cerrar sin hacer ningún ruido y baje para llamar al señor Kopet, nuestro gerente. El por supuesto subió con migo de inmediato en tanto el señor Moex se quedaba aquí abajo registrando la entrada de los nuevos huéspedes.---- terminó la mujer.
---- ¿No entró en la habitación con el gerente?----
---- No señorita, me quedé en la puerta mientras el gerente revisaba la habitación, luego lo oí gritar y salir corriendo del cuarto blanco como un papel. Le pregunté que sucedía pero tartamudeaba tanto que no le entendí una sola palabra, el cerró la puerta con llave y dijo ¡Policía, llame a la policía!!. No quise averiguar nada más, bajé corriendo, tome el teléfono de la recepción y los llamé en el acto. Es todo lo que le puedo decir oficial ---
---- Bien señorita Bruner, gracias por su completa y clara declaración de los hechos.  Puede llamar al señor Moex cuando salga por favor---- la mujer se levanto en el acto, hizo una leve inclinación con su cabeza y se fue. Casi enseguida entro un hombre de unos cuarenta y tantos, con una chaqueta amplia en color vino a juego con un sombrero sencillo sin ala. El escudo del hotel bordado en ambos y los botones dorados de la chaqueta le daban un aspecto muy acorde a su trabajo.
--- Bien señor Omar Moex no es así, que puede decirme usted de lo sucedido---
----No mucho, yo como la señorita Bruner inicio mi día a las seis en punto, llegó faltando diez o cinco minutos todos los días, me visto y me presento en la recepción que es donde debo estar hasta que se me ocupe en otro lugar. Pasé la mañana aquí abajo, ha habido pocos movimiento toda la mañana el día. Realmente no vi nada salvo lo asustados que estaban la señorita Bruner y el señor Kopet. Ella llamó a la policía y se me indicó que les entregara la llave de la habitación 587 encuento llegaran. Los oficiales subieron solos, luego uno de ellos bajo y me dijo que nadie podía subir al quinto piso. Después de eso nada más.---- bien señor Moex, puede irse, hablaré ahora con su gerente si le puede llamar cuando salga. El botones se levantó dejando una leve estela a licor a su paso. Tras unos minutos el gerente llegó aún temblando pero menos agitado
----  Bien señor Joseph Kopet, es su nombre ¿cierto? puede decirme que sucedió ---- dijo la cadete revisando los datos anotados por los oficiales que respondieron a la llamada del hotel
--- Yo, verá, estaba ocupado en mis papeles haciendo mi trabajo como siempre, verá nunca había visto un cadáver oficial, es la primera vez que me sucede en la vida. ----
---Si señor lo entiendo pero trate de ser claro por favor---
---- Bien jovencita, yo hacía mi trabajo cuando la señorita Bruner vino a decirme que la habitación estaba destrozada. Se supone que ese cuarto estaría desocupado sabe, iban a cambiar la grifería del baño hoy. La señorita Bruner subió con migo pero no entró, yo si lo hice y miré el cuarto hecho trizas, nada quedaba bueno en todo el lugar. Entré en el baño esperando encontrar algún desorden pero al voltear hacía la bañera, cielos creí que me moriría ahí mismo, pobre mujer. No quise quedarme más, salí como alma que lleva el diablo de la habitación. Los llamamos a ustedes y se han hecho cargo desde entonces. ----
--- ¿ A qué hora fue eso ? señor Kopet---
---- Eran casi las doce del día, lo sé porque es la hora de mis sagrados alimentos ----
---- ¿A qué hora se presentó la policía aquí?---
--- Bueno muy rápido, señorita, en realidad parecía que estaban muy cerca porque fueron unos minutos solamente ---- ese último dato llamó la atención de la cadete.
---- Bien... gracias señor Kopet. Le avisaremos si hay más preguntas. Por cierto ¿quién atendía el hotel ayer en la noche y hoy en la madrugada?---
---- Oh, esos serían mi hermano Jeremaia como gerente nocturno y la señora Paulina Patterson como mucama y Boris Dmitriev como botones, los dueños del hotel solo mantienen a tres miembros del personal por turno en jornadas de doce horas. ¿Eso es importante oficial?----
---- No señor solo la rutina necesaria en estos casos ---- el gerente miró a la cadete un momento antes de marcharse de la oficina para reunirse con sus compañeros de trabajo.



        


" Hasta aquí la primera parte de este relato. "


________________________________________________________________________

NOTA: Las imagenes son tomadas de la red


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame tu opinión aquí. Me encantaría saber lo que opinas