martes, 4 de febrero de 2020

RETO RAY BRADBURY / SEMANA 2

Segundo relato























EL HOMBRE VISITA MARTE POR PRIMERA VEZ



                  La primera visita del hombre al planeta rojo fue en noviembre de 1968. En la Tierra, nuestro planeta azul las expectativas estaban puestas sobre los tres hombres que irían en esta misión. Se dijo a la población general que se trataba de una misión no tripulada para circunvolar la luna, en realidad fue la primera vez que el hombre puso un pie en Marte; la expedición denominada Curiosity constaba de tres astronautas científicos experimentados, entre ellos un astro biólogo, un astro geólogo que piloteaban los módulos de comando y de exploración y un astro climatólogo que fungía también como comandante de misión. Su nave era un cohete alargado como una aguja impulsado por dos potentes propulsores. Gracias a eso atravezaron el espacio oscuro y profundo de nuestro sistema solar. Recorrer poco más de cuatrocientos millones de kilómetros de espacio vacio se piensa facil hasta que debes hacerlo, entonces pasas los meses de viaje flotando dentro del cohete, preparando equipo, revisando sensores y aguardando que el tiempo se cumpla rápidamente. Por fín tras seis meses de espera el planeta rojo apareció brillante en los monitores, cada vez más grande, más brillante. Al principio tuvieron la impresión de que era totalmente rocoso y árido, curiosamente el color rojo de su suelo suele representar calor para los humanos pero en marte la temperatura promedio variaba entre los -57° y los -50°. Según los sensores había una tormenta marciana en movimiento hacia donde ellos estaban. Gracias a la competente labor del capitan de misión el cohete logró sobrevolar algunos cientos de kilómetros antes de encontrar un paraje adecuado para el aterrizaje. En el descenso la enorme aguja de metal cambio su pocisión de horizontal a vertical. Al aterrizar levantaron una enorme nube de polvo marciano quemando un radio de treinta metros cuadrados de suelo en el proceso. El capitan Andreas Stewart finalizó el aterrizaje gritando HURRA levantando ambos brazos en señal de éxito. Miró a sus compañeros de viaje un instante antes de ordenarles ponerse a trabajar de inmediato. El tiempo les apremiaba y bastante.

                  Al salir de la nave espacial los tres astronautas sintieron el cambio rádical en la atmósfera marciana, no era lo que ellos habían imaginado por largo tiempo. Mucho más ligera que la nuestra, la gravedad hizo necesarias las medidas de anclaje que implementó el astrobiologo Josef Dovari para evitar perder el equipo o a alguién de la expedición. Al contar con un número tan reducido de personal cada miembro debe ejecutar hasta cuatro tareas diferentes, todas necesarias. El astro geologo Fineas Simpson inició su trabajo con mucha exitación. Avido de ser el primer aventurero en recorrer el suelo marciano apenas podía esperar para dar marcha al modulo de exploración no tripulada, el pequeño robot llamado Cosmo 1 arrancó a la primera, desplegando al mismo tiempo un panel de energía solar, una antena parabólica que giraba silenciosamente y un motor arrullante que movía las dos orugas que servían de base y apoyo al modulo. Cosmo 1 era una unidad diseñada para fotografiar y recolectar. Entre los cientos de datos, muestras e informes que la primera expedición marciana logró recopilar tras dos semanas de estancia en Marte, encontramos el análisis del suelo, una tierra de tono rojizo intenso cargada de óxido de hierro, además de otros elementos minerales. Algunos todavía desconocidos Los tres científicos coincidieron en que existen rastros de materia orgánica, prueba de algún tipo de vida ya extinta. Los estudios areográficos continúan y los resultados siguen impactando a los expertos aun hoy en día.

                A la distancia los tres especialistas son observados por ojos curiosos. Los dos seres ocultos por un camuflaje de espejo permanecían quietos a la distancia, no perdían detalle alguno de sus movimientos ni de sus palabras. --Un lenguaje primitivo -- comentó telepáticamente uno, -- una nave muy rudimentaria -- dijo el otro en respuesta. Los marcianos han suprimido por completo la necesidad de cuerdas vocales ya que su comunicación es totalmente telepática. Viven en una atmósfera compuesta en su mayoría por dióxido de carbono. Su apariencia es básicamente humana pero con una gran diferencia en su temperatura corporal adaptada al rango marciano que va entre menos sesenta y cinco y los catorce grados centígrados. Su cabello es generalmente rojo, aunque los hay con el cabello blanco o azul. Sin saberlo los tres científicos despertaron la curiosidad de la población marciana. que a esa hora descansaban en una de las enormes ciudades subterráneas.

           Los líderes marcianos debatían desde sus nidos cual sería la mejor manera de abordar tal situación. Son conscientes de las enormes repercusiones que esta visita desencadenaría entre su población. Lo cierto es que ningún marciano había tenido contacto con humanos antes ya que preferían acceder a los informes biocientíficos interplanetarios que otras especies han elaborado de sus visitas a la tierra. En dichos informes los humanos son descritos como una especie agresiva e impredecible con la cual había que tener mucha cautela.

               Tras Los hombres recogieron su equipo, una máquina se desplazaba en su dirección, regresando con varios tubos plateados llenos de polvo, rocas y algunas algas amarillas. La aguja se elevó por los aires extendiendo dos alas rígidas e impulsándose con el fuego expedido por sus propulsores. El área quemada creció un par de metros y la nube de polvo tardó varios minutos terrestres en asentarse otra vez.

              En la tierra el diagnóstico final es que la misión fue un completo éxito. Nuevas misiones fueron planeadas y programadas, muchas otras visitas al vecino planeta rojo se han hecho desde entonces.
       

               

                 








1 comentario:

Dejame tu opinión aquí. Me encantaría saber lo que opinas