viernes, 24 de abril de 2020

UN NUEVO VIAJE DE GALATEA








LA ISLA DE LOS INSECTOS



                         En el Océano Pacífico hay una isla que parece crecer en medio del inmenso azul verdoso sin la ayuda de nadie, como una planta solitaria en un espacio abierto donde cabrían muchas más. En sí. la isla no tiene gran atractivo, parece una herradura formada por rocas enormes apenas cubiertas de follaje en algunas partes altas junto a una curiosa mezcla de blancos, grises y negros en las áreas descubiertas. En las partes bajas de la isla la flora crece por tramos en un lado. La mezcla de verdes y rojos apenas sobre pasa el metro y medio de altura, luciendo llamativas flores de muy variadas especies.El hombre siempre nombrabdo las cosas que lo rodean les han dado llamativos nombres para reconocerlas, así nos encontramos con las  Ave del Paraíso, Flores Dragón, Flor de Predador, Frangipanis, Gustavias y tantas más. Todas floreciendo tranquilas en medio de helechos frondosos, plantas con hojas largas y afiladas o pequeñas y redondeadas, algunas con bordes acerrados otras con bordes lisos como navajas. En el otro brazo de la herradura hay una espesa selva. Parece un mundo aparte, misterioso y salvaje aún desconocido por el hombre. Aún resguardado de su mano destructora.

                    Si... la isla en sí no parece muy diferente a otras que he visto durante mis viajes ocasionales salvo que está ubicada en medio de una zona climática muy especial, que le permite mantener armónicamente una amplia colección de microclímas. El por qué me interesó este lugar en particular aún es un misterio hasta para mí. La isla fue mencionada en un artículo de revista, ya no recuerdo en cual. En dicho artículo mencionaba su forma particular, su vegetación única y las formaciones rocosas exaltando su composición exclusiva de minerales imposibles de encontrar en ninguna otra parte. Algo místico me llamó a ese lugar. Un viaje de dos o tres días pensé hasta que la rueda de la fortuna decidió jugar conmigo nuevamente, esta vez llevándome por un camino entre la realidad y la fantasía.  Salí de mi apartamento en la ciudad el viernes siguiente de haber leído el citado artículo, estaba dispuesta a conocer el lugar, mi hermanastro ahora de dieciséis años prefierió pasar la semana de descanso en casa de su mejor amigo. Siempre he pensado que extraña el ambiente familiar, sobre todo después de la muerte del abuelo el año anterior. Nuestra relación cordial por lo general a últimas fechas se ha vuelto volátil. Algo que quisiera remediar. 

                     La agencia de viajes ubica la isla cerca de un archipiélago en Indonesia, las reservas fueron hechas, el equipaje embalado y todos los detalles resueltos. Partí a mi aventura pensando que sería un simple viaje a una isla, tomaría algunas fotos y terminaría el paseo comprando algunos souvenirs para regresar el lunes siguiente a mi vida en la ciudad.

                     La primera parada fue en el aeropuerto de Yakarta el viernes en la noche, no recuerdo bien la hora pero no era un problema gracias a la eficiencia del programa ya previsto. En la mañana del sábado salimos puntuales a las ocho y tanto, abordo de un bote turístico para diez pasajeros. Nuestra llegada a la isla marcaba las diez de la mañana en el reloj. Desembarcamos en un muelle de madera justo en el centro interior de la herradura, donde el agua parece mucho más clara y calma que en el resto del océano. Caminamos por el trecho de cuatro metros de largo por uno y medio de ancho cargando solamente una mochila por persona, un par de camaras de video profesionales, cámaras fotográficas y cuatro cantimploras de agua limpia. 

--- Bienvenidos a la Isla de los Insectos --- dijo nuestro guía, un nativo de tez muy bronceada y con un amplio arsenal de lenguajes hablados incluidos los nuestros. 

--- Esta isla es muy visitada por científicos... muy famosa --- decía mientras nos agrupabamos en la impecable playa esperando que los últimos pasajeros descendieran del muelle y se reunieran por fin al grupo.

                   La explicación de porque la llamaban así vino  en forma de una amplísima descripción de la fauna local compuesta por las más curiosas especies de insectos. Escarabajos de tres tamaños diferentes, mariposas tan coloridas que muchas de ellas aún no están clasificadas, arañas, libélulas gigantes, insectos palo de treinta centímetros, gusanos, mariquitas azules y verdes, esperanzas y muchos más. Nuestro guía nos lleva por una pequeña calle hecha para el turismo y nos advierte que no es seguro salirse debido la posibilidad de ser picado por alguna de las especies venenosas de la isla. Hay muchas nos dice y le creemos.  En el viaje había un viejo profesor de Entomología, no necesito explicar que se encontraba en el paraíso, un par de ancianas que trataban de pasar por aventureras aunque era obvio que morían de miedo, un par de alpinistas de veinti tantos y treinta y tantos años además de nuestro guía. Todo iba bien durante el viaje, tuvimos la oportunidad de comer y hacer algo de alpinismo en una de las montañas lo que me permitió ver la totalidad de la isla desde una buena altura. Desde la punta de la montaña, en su parte más alta la vista ofrecida es espectacular. . Fue ahí cuando noté que al otro lado, el lado opuesto al que estábamos la vegetación no solo es más extensa y frondosa, también está envuelta por una bruma misteriosa que parece proteger ese extremo de los ojos humanos. El guía nos aseguró que no era seguro ir ahí, la fauna y la flora no solo es más grande, dijo, es mucho más agresiva y peligrosa. Todos tomamos su palabra como abvertencia.   

                        Ya nos disponíamos a regresar cuando nuestro guía pidió tiempo para hacer una necesidad personal, lo esperamos por unos minutos. Cuando a los dos alpinistas se les hizo demasiado tiempo emoezamos a preocuparnos. ---Vayamos caminando hacía el muelle --- dijeron al grupo. Creimos que sería una buena idea hacerlo, a pocos metros de llegar nos dimos cuenta de que estábamos atrapados, el bote había desaparecido, robado mientras dábamos la vuelta por la isla, o al menos eso creímos. Fue una de las ancianas llamada Clarissa quien se percató de que muchos de los objetos de valor habían desaparecido tambien. La realidad nos golpeó de lleno, éramos seis personas a la deriva, abandonados en una isla que podría ser mortal si no teníamos cuidado. Encima era difícil saber cuánto tiempo pasaría antes de que otra excursión se presentara allí. Tuve en ese momento un flash back sobre aquel viaje por el Río Macondo, cuando mi madre y mi padrastro fueron asesinados, en esa ocasión mi hermanastro y yo no pasamos demasiado tiempo solos sin embargo fue una situación tan estresante como esta. Un tiempo en que no sabes que hacer y no puedes hacer mucho salvo esperar. Las ancianas lloraban, el viejo entomólogo se aseguró de revisar que no hubiese algún insecto venenoso cerca de donde estábamos y los dos alpinistas trataban de montar un campamento para pasar la noche.

                    Eran las cinco de la tarde, empezaba a oscurecer y los insectos parecieron hacerse más grandes aún de lo que eran. Los escuchamos correr y cantar en una frenética danza donde presa y predador siguen sus pasos según el ritmo que la orquesta de la supervivencia marqua, vimos pequeñas luces de luciérnagas brillar, los grillos podrían habernos enloquecido rápidamente de no haber tantas arañas y mantis religiosas al acecho. Ninguno de nosotros pegó los ojos. Nuestro entomólogo dejó una suerte de grabadora en marcha para poder recordar esta experiencia, incluso podría escribir un libro gracias a los especímenes muertos que había recogido, los sonidos grabados y las muestras de cascarones vacíos de pupas y larvas. Todo iba en una caja de plástico bien separado en bolsas, protegido por supuesto por una tapa hermética. A su edad se aprende a ser más astuto, la grabadora era una vieja casetera que llevaba escondida y tenía tan poco de valor encima que casi fue el único que salió indemne del robo. Las ancianas y los dos alpinistas no tenían buen humor por la falta de buen sueño. Yo trataba de mantener la calma rogando que alguien se preocupara por nosotros. Las horas pasaban, no había trazas de haber alguna embarcación cercana o algún aeroplano pasar por ahí. Casi al medio día del domingo uno de los alpinistas y yo tomamos el camino hacia el otro lado de la isla, donde la vegetación era más frondosa. Íbamos solo nosotros dos porque era más seguro que los demás se quedaran en el muelle. Al rato de atravesar algo de selva tupida nos encontramos con un camino limpio y transitado. Siguiéndolo llegamos a un caserío de pescadores. No eran más que unas pocas casas pero el jefe del lugar tenía lo que a nuestro parecer era el objeto más valioso y útil de todo el planeta. Un pequeño Radio de onda media, al explicarle la situación no tuvo problema en enviar a algunos hombres a recoger a los demás turistas, tampoco fue un problema montarnos en una embarcación pesquera para llevarnos a una de las islas cercanas donde con más recursos pudieron acercarnos a una de las islas con puerto. Llegamos a salvo a nuestros hoteles el domingo en la noche. Curioso que durmiera como un bebe solo por tres horas, el resto del tiempo lo pasé registrando esta aventura en un cuaderno comprado en la tiendita del hotel.

                        A la mañana siguiente estaba lista para recoger mi equipaje cuando un oficial de policía local trajo una bolsa con mi teléfono celular, las tarjetas que el ladrón creyó tenían dinero y mi reloj, un Invicta de buena calidad. Me alegré de recuperar al menos eso. Agradecí la devolución de mis cosas y el ser lo suficientemente prevenida como para pagar por adelantado la estadía en el hotel para no llevar demasiado dinero encima.

                 Regresé a casa exausta, adolorida y alterada, solo para ser recibida por mi hermanastro en plena fiesta, que había organizado cuando yo no estaba.

                           







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame tu opinión aquí. Me encantaría saber lo que opinas